19 julio, 2016

Ciudad Cuahutemoc

Ciudad Cuahutemoc

Dejé la querida ciudad de Chihuahua muy temprano por la mañana, era lunes 11 de julio, me sentía muy cansado y con sueño, había dormido poco, me había desvelado entre el hula hoop y terminando una cotización para un cliente. Me levanté a las 4 am para hacerme el desayuno, el almuerzo y empacar las cosas, pero me sentía alegre por la buena experiencia que había vivido en la ciudad de Chihuahua.

Salida de la ciudad de Chihuahua

Rumbo a Cd. Cuahutemoc

El camino empieza con una de esas pendientes sonsas durante los primeros 30 km, el paisaje es muy verde, la carretera tiene un buen acotamiento por lo que se siente uno muy seguro, pero faltando unos 8 km a la entrada del poblado de Santa Isabel el acotado se termina, ese día lunes la carretera va muy cargada de tránsito vehícular, camiones de carga en el carril derecho a gran velocidad no pueden abrirse al carril izquierdo por los vehículos que pasan en fila uno tras otro, así que no hay espacio para el ciclista y los camiones pasan a centímetros de uno. Nada seguro, definitivamente no iba a continuar por esa carretera con tanta inseguridad así que entré al pueblo de Santa Isabel.

Me detuve en el parque central del pueblo para comer el almuerzo que llevaba. El parque estaba lleno de moscas, me terminé los burritos que me había preparado he intenté dormitar un poco, me sentía con mucho sueño por lo poco que había dormido, sin embargo las moscas no me dejaban en paz, así que reanude el viaje y eché un vistazo a la carretera libre de San Andrés. Es estupenda, está en buen estado y apenas pasan autos.

No sentía buenas sensaciones en las piernas y el sueño me agobiaba, continué hasta la sierrita de San Andrés donde empieza una subida con unos gradientes del 4% al 6%, las piernas me dolían y mi cuerpo se sentía cortado, me costó trabajo el ascenso. La llanta trasera iba con poco aire, no era una buena señal, estaba ponchada. Me sentía fatigado y de malas, así que mejor busqué donde refugiarme para acampar.

Campamento Sierra de San Andrés
Sierra de San Andrés

Mi encuentro con Ricardo Ramírez

Al día siguiente pasé por varios pueblos, Riva Palacios y Anahuac, en éste último perdí mis guantes. Llegué a la Ciudad Cuahutemoc entre la 1pm y 2pm. En Cd de Chihuahua me habían dicho que preguntará por Nori Norawa y ella me ayudaría. Pero al llegar al centro de la ciudad me di cuenta que mi llanta trasera tenía un pinchazo. Me detuve buscando una sombra en lo que algunos transeúntes me hacían preguntas de dónde venía cuando en eso apareció un señor de unos 50 años, venía de correr, tenía ropa deportiva, se veía muy interesado en la bici y en la ruta que le mencioné para pasar por la sierra hasta Choix. Me invitó a comer y a mi se me iluminaron los ojos. Así fue como conocí a Ricardo Ramírez, él cual se convertiría como mi hermano mayor durante mi estancia en ciudad Cuahutemoc. Después de comer en una marisquería un delicioso filete de pescado, fuimos a su negocio, grúas paloma, me dijo que me podía quedar el tiempo que quisiera.

Después de tomar un baño reconfortante me presento a Alfredo el operador de las grúas y luego lo acompañé a una maniobra. Era todo un maestro la manera en la que operaba la máquina, me interesó tanto que le tome un vídeo.

Alfredo operando la grúa

En los días siguientes visitamos varios campos de los menonitas, los de manzana y los industriales, era muy interesante todo lo que producía esa comunidad. Me llevó a una de las reuniones de café de un grupo de amigos que se juntaba en las mañanas, cuando se enteraron de mis intensiones de llegar a Topolobampo cruzando la sierra de Chihuahua por Cerocahui, me veían como si no supiera lo que decía. La verdad es que no tenía ni idea, pues no conocía nada de esa zona, les platique que un día antes de llegar a cd. Cuahutemoc me quedé en la sierra de San Andrés, uno de ellos río y dijo ¿sierra? sierra la que vas a subir allá en la mesa de Arturo, ahí si vas a ver lo que es la sierra y siguió riendo. Nuevamente escuche sobre gente armada, especialmente en la mesa de Arturo pero que no tuviera miedo cuando los viera pues no había nada que temer según ellos. No sabía como tomar todo eso de la subidas y la gente armada pero como la ruta ya estaba decidida y ellos me daban ánimos me tranquilice, aunque en el fondo pensaba que había la probabilidad de que sería lo último que fuera hacer.

Ricardo me puso en contacto con Nori para por fin conocerla, así que nos reunimos para el desayuno y platicamos sobre… ciclismo jeje… pero también me pasó varios contactos en las diferentes partes por dónde iba a pasar. Después quedamos de vernos en la tarde y acompañé a su hijo a una tienda de refacciones de bici donde había varios jovenes ciclistas de montaña. Nuevamente me hablaron de la sierra y de la gente que podía encontrar allá arriba, nuevamente me tranquilizaron diciéndome que no había que temer cuando los viera.

En la tarde fuimos al lugar de Nori, había varios ciclistas que se interesaron en la historia de viajar en bicicleta, también estaba otro ciclista que ya había recorrido la Baja 1000 desde Tijuana hasta Los Cabos, así me enteré que se trataba de Arturo Marco Loya un verdadero amante del ciclismo de montaña. Nos platico de un paseo que se llevaría a cabo en la sierra de Largo Maderal al noroeste de Chihuahua. Nori y Ricardo me instaron a acompañarlos, me tendría que quedar unos días más… ¡excelente!

Ricardo me prestó su bicicleta para que la mía no se dañara pues el camino estaría rudo. Así al día siguiente partí con un grupo de ciclistas. En ese grupo conocí a Rene Abrego, Octavio Villegas, Raúl Ivan Rámos y a Arturo Loya que ya me lo habían presentado. Todos amantes de la bicicleta de montaña, nos hicimos buenos amigos. El paseo estuvo increíble. Quedé muy agradecido con la comunidad de Cuahutemoc y en deuda.

salida hacia Largo Maderal
Las cuarenta casas en Largo Maderal
Llegada a largo maderal
Las cuarenta casas en Largo Maderal interior
en el rancho las mangas
Las cuarenta casas en Largo Maderal muro

Dos días después de preparar mis cosas estaba listo para partir de Cd. Cuahutemos el 19 de Julio con rumbo a La Junta. Así en la mañana salimos… ¿salimos? Ah sí, Ricardo decidió acompañarme los primeros 20 km con la novedad que él iba pedaleando en mi bici con todo el equipo y yo en la suya sin nada de equipo, y es que quería sentir todo el peso de una bici de viajero. Espero pronto se anime a hacer su primer ciclo viaje.

Salida de Cd. Cuahutemoc con mi amigo Ricardo
Ricardo pedaleando en mi bicicleta
0 likes Chihuahua
Share: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *