11 julio, 2016

Ciudad de Chihuahua

Ciudad de Chihuahua

La salida de la ciudad de Delicias ocurrió sin contratiempos, el camino esta sembrado de árboles que dan una sombra excelente durante unos 10 kilómetros. No hubo ningún problema en acercarme a la ciudad de Chihuahua, pero entre más me acercaba más grande y más grande la veía, no podía creer lo que miraba, ya me había acostumbrado a estar en pequeños pueblos y ranchos, las ciudades como Parral, Jimenez, Camargo y Delicias ya me parecían grandes, ahora me enfrentaba a algo verdaderamente monstruosos, ni siquiera podía ver donde terminaba esa ciudad con unas avenidas muy, muy amplias, estaba demasiado asombrado, me sentía como aldeano entrando a una gran ciudad. Sí, esa fue mi primera impresión al entrar en la ciudad. Al llegar al centro me tomé una foto, aunque me sentía totalmente anónimo y ausente, me convertía nuevamente en un átomo, un punto, en nada y cualquier cosa o en otras palabras en un individuo… creo así les dicen y se dicen los de la ciudad, individuos jajaja…

Llegando a Cd de Chihuahua
Catedfral en la ciudad de Chihuahua

En ese estado de ánimo me encontraba tratando de hacer contacto con la hermana de una amiga querida Claudia Mónica González, pero la comunicación era imposible, no lograba contactarla y el tiempo pasaba, el cielo se ponía gris y amenazaba con caer una tormenta.

Al poco rato empezaron a caer las primeras gotas y pensaba en buscar a los que siempre nos ayudan… los bomberos, pero gracias a Alejandra Soria, una tanguera conocida me contacto con uno de los organizadores del movimiento ciclista urbano Chihuahua en bicicleta Rocco Revilla, quien resulto ser una excelente persona y amigo. Me mando al café Kaldi donde estaba una de sus amigas y también organizadora del movimiento ciclista urbano, me regalo un chocolate caliente que me supo a gloria. Ya en la noche me alojé en casa de Rocco, el cual sentí como si estuviera en casa de mi hermano, con paredes pobladas de imágenes y mascaras.

Estuve cuatro días en la ciudad y a cada día que pasaba mejor me sentía el trasladarme en bicicleta por las calles amplias y la gente muy respetuosa. Me sentí a gusto, las avenidas no son muy transitadas, no vi congestiones vehiculares. En poco tiempo caí bajo los encantos de la ciudad. Una tarde en la que había entregado un paquete para enviar de regreso a Querétaro mi ropa para bailar en las milongas, pregunté por un lugar para comer, me mandaron a los famosos montados. Te sirven un plato con tortillas de harina dobladas rellenas de carne asada, al principio parece muy simple y no se ve muy apetitoso, pero después aprendí que hay que prepararlos unos mismo con verduras y salsas.

El último día participe en uno de los paseos dominicales que organizan los de bicicleta en Chihuahua, fue estupendo. Fuimos al parque del acueducto donde nos dieron una platica de la historia del acueducto y lo que quedaba de él.

Plaza del ángel en Chihuahua
Centro de Chihuahua

El último día participe en uno de los paseos dominicales que organizan los de bicicleta en Chihuahua, fue estupendo. Fuimos al parque del acueducto donde nos dieron una platica de la historia del acueducto y lo que quedaba de él.

paseo dominical bicicleta en Chihuahua

Al terminar el paseo nos fuimos a tomar unas cervezas y bailar con el hula hoop o bailar con el aro, nunca lo había hecho, así que fue muy divertido. Se había hecho de noche, muy noche y al día siguiente tenía que partir temprano hacia Cuahutemoc.

0 likes Chihuahua
Share: / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *